Navegando en el Mar de Deudas: Responsabilidad en la Ejecución Hipotecaria y una Mirada al Mundo

Blog

La obtención de una hipoteca es un compromiso financiero significativo que viene con un conjunto de obligaciones legales y fiscales. En España, la responsabilidad hipotecaria abarca más que solo el préstamo hipotecario de la propiedad, extendiéndose al patrimonio general del prestatario. Este enfoque, que puede parecer razonable en teoría, puede tener consecuencias devastadoras en la práctica y contribuye a un sistema que pone en desventaja al consumidor que ha firmado la hipoteca.

Garantías hipotecarias y personales

Cuando se firma una hipoteca en España, el banco asegura su inversión con dos tipos de garantías: hipotecaria y personal. La garantía hipotecaria permite al banco utilizar el inmueble hipotecado como garantía del préstamo. Esto significa que si el deudor no puede hacer frente a los pagos, el banco tiene el derecho de tomar posesión de la propiedad para recuperar el dinero del préstamo.

La garantía personal, por otro lado, es un tipo de aval respaldado por cualquier bien personal que el deudor tenga en el presente o pueda adquirir en el futuro. En términos sencillos, esto significa que el deudor es responsable de su deuda hipotecaria con todo su patrimonio, no solo con la casa.

Un sistema desigual

Este sistema pone al consumidor en una clara situación de desigualdad, especialmente en caso de variaciones del mercado. Para ilustrar este punto, consideremos un ejemplo hipotético.

Imaginemos a un individuo que compra una vivienda por un valor de 250.000 €. Tras varios años de pagar sus cuotas hipotecarias, una subida del Euribor implica que ya no puede afrontar los pagos. En este caso, se inicia un procedimiento de ejecución. El banco puede quedarse con la propiedad por el 60% del valor de tasación judicial, que encima minusvalora la vivienda puesto que el tasador no puede acceder al interior de la misma . Lo que, dada la tendencia de las tasaciones a ser inferiores al valor de mercado, puede resultar que el banco se adjudique la vivienda por alrededor de 100.000 €.

Un círculo vicioso

El resultado final es una situación en la que el propietario, después de haber estado pagando la hipoteca durante años, pierde su vivienda y aún tiene una deuda pendiente con el banco. Esta deuda se extiende a todos sus bienes presentes y futuros, creando un círculo vicioso de deuda del que puede ser difícil salir.

Mientras tanto, el banco, que ha recibido pagos de hipotecas durante años, adquiere una propiedad a un costo significativamente reducido y todavía tiene un crédito a su favor. Este es un resultado dispar que plantea serias preguntas sobre la justicia y la equidad de nuestro sistema financiero y legal.

Hacia un cambio

Es crucial que seamos conscientes de este sistema irregular. Las políticas y prácticas que rigen las hipotecas y las ejecuciones hipotecarias deben ser examinadas y reformadas para garantizar que los propietarios de viviendas estén protegidos y que los sistemas financieros no los perjudiquen desproporcionadamente. La responsabilidad en la ejecución hipotecaria debe ser más que una obligación unilateral; debe ser un contrato equitativo que proteja los intereses tanto del prestatario como del prestamista.

Responsabilidad en la ejecución hipotecaria: un asunto global

La responsabilidad hipotecaria no es solo una cuestión local. A nivel mundial, la crisis financiera del 2008 demostró la vulnerabilidad de los deudores hipotecarios ante situaciones económicas adversas. Por ejemplo, en Estados Unidos, un informe de la Federal Reserve señala que entre 2006 y 2014, aproximadamente 9,3 millones de hogares pasaron por una ejecución hipotecaria, una venta de vivienda por menos de la deuda pendiente o una venta forzada después de una ejecución hipotecaria.

Según datos del Banco Mundial, a nivel global, los desalojos y ejecuciones hipotecarias se han disparado en los últimos años debido a crisis económicas, desastres naturales y la pandemia del COVID-19. Esto ha aumentado la presión sobre las personas que luchan por mantener sus hogares mientras intentan navegar por un sistema legal y financiero complicado y a menudo abrupto.

Las repercusiones de estos problemas también son notables. Un informe de 2021 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) destaca que el riesgo de ejecuciones hipotecarias y la inseguridad de la vivienda pueden tener un impacto significativo en la salud mental y física, además de ser una fuente considerable de estrés y ansiedad.

La necesidad de una previsión a largo plazo y políticas sociales

Es fundamental tener en cuenta que una hipoteca no es un compromiso a corto plazo. Se firma por períodos prolongados, como 25, 30 o incluso 40 años, a menudo bajo ciertas circunstancias que pueden cambiar drásticamente con el tiempo. La incertidumbre de las condiciones económicas, la inestabilidad del empleo, y las fluctuaciones de las tasas de interés pueden convertir una hipoteca en una fuente constante de desasosiego y desesperanza.

Esto refuerza la necesidad de un sistema que dé seguridad jurídica y la implementación de políticas sociales más robustas que apoyen a los propietarios de viviendas a lo largo de la vida de su hipoteca. Esto podría incluir políticas de protección al consumidor más fuertes, mecanismos de flexibilidad en los pagos de las hipotecas durante los tiempos de crisis económica y garantías legales para proteger a los propietarios de las ejecuciones hipotecarias injustas.

Nuestro equipo de expertos está disponible para ofrecerte asesoramiento y soluciones adaptadas a tus circunstancias personales. Ya sea que necesites ayuda para entender las complejidades de tu contrato hipotecario, o estés buscando opciones para hacer frente a los pagos de tu hipoteca, estamos comprometidos a proporcionarte el apoyo y la orientación que necesitas.

Phone 679 71 00 84

679 71 00 84

Escríbenos

Escríbenos

Whatsapp

679 71 00 84