fbpx


ABOGADOS ESPECIALISTAS

EN DERECHO MERCANTIL

911 78 10 75

Plaza de Castilla nº 3 - 7º A, Madrid

695 60 28 43

Lo que debes saber sobre el teletrabajo desde el extranjero o desde España

Lo que debes saber sobre el teletrabajo desde el extranjero o desde España

30 de octubre de 2020. Muller Friedman Abogados Mercantil Concursal

Los impuestos y fiscalidad del teletrabajo desde el extranjero o desde España

La crisis sanitaria provocada por el covid-19 ha potenciado en gran medida el teletrabajo y también las consultas fiscales y legales sobre esta forma de trabajar, sobre todo en el caso en que el empleado decide trasladarse al extranjero y trabajar desde su casa. En este sentido, surgen muchas dudas como, por ejemplo, si se deben pagar más impuestos por teletrabajar o qué requisitos se deben cumplir para considerar si se es residente o no en España.

En el post de esta semana vamos a aclarar todas vuestras dudas relacionadas con este tema.

¿Qué requisitos debo de cumplir para saber si soy residente o no residente en España?

Desde un punto de vista fiscal una persona física se considera que reside en España cuando se produce alguna de las siguientes circunstancias:

  • Que permanezca más de 183 días al año natural en territorio español. Se computarán también las ausencias esporádicas, a excepción de que el contribuyente pruebe su residencia fiscal en otro país.
  • Que radique en España su base de actividades o intereses económicos.
  • Que residan en España el cónyuge no separado y los hijos menores de edad. En este caso se admite prueba en contrario.

En el caso de que no se cumplan los requisitos que hemos detallado anteriormente o la persona pruebe que tiene la residencia fiscal en otro país a través de un certificado de residencia fiscal, se le considerará como no residente.

¿Tendría que pagar más impuestos si decido realizar el teletrabajo en el extranjero?

La determinación de la residencia fiscal es importante para saber dónde se va a tener que tributar por el teletrabajo que se realiza en el extranjero: en España, en el país en el que se teletrabaja o en los dos.

La fijación de la residencia fiscal supondrá que el trabajador deba tributar por todas las rentas que perciba en el país en el que resida de forma habitual. Asimismo, se deberá analizar si entre los países de residencia y de trabajo existe un convenio para evitar la doble imposición.

También es importante acudir a los convenios que tenga firmados España con terceros países para determinar el concepto y lugar de tributación, así como los efectos de evitar la doble imposición.

Si se entiende que, aplicando los criterios para establecer la residencia, podemos ver que el trabajador se puede considerar que reside tanto en España como en el país en el que trabaja, también habrá que consultar los convenios de doble imposición. Y, en última instancia, se aplicará el criterio de la nacionalidad.

¿Qué factores debo tener en cuenta si teletrabajo desde casa, pero resido en el extranjero?

En el caso de que hayas decidido teletrabajar para una empresa con domicilio en España pueden darse dos casos diferentes:

  • Que trabajes desde tu casa en España. En este primer supuesto, deberás tributar por tus ingresos igual que lo harías si trabajaras de forma presencial y la empresa realizará en la nómina las retenciones de IRPF que correspondan.
  • Que trabajes desde tu casa en el extranjero. En este segundo ejemplo, tú te trasladas al extranjero, pero tienes una relación laboral con una empresa española y realizas tu actividad mediante el teletrabajo. Si cumples los criterios para fijar tu residencia en España, los cuales citamos anteriormente, seguirás tributando en España por el IRPF por todos tus ingresos. En cambio, si no cumples los requisitos para que se te considere residente en España, tributarás por el impuesto sobre la Renta de No Residentes. La diferencia es que el tipo de gravamen es fijo en este impuesto y no progresivo como en el IRPF.

Pero, el país de residencia también podría gravar las rentas y, para evitarlo, se tendrán que consultar los convenios entre los dos países. Puede que el convenio regule que, si el empleado tributa en ambos países, la Agencia Tributaria española devuelva el exceso al empleado.

Muller Friedman

PLAZA MANOLETE 2, PISO 12 A, MADRID (FRENTE AL ESTADIO SANTIAGO BERNABEU)

Teléfono: 911 78 10 75

Contacto

LA NUEVA ERA DEL TELETRABAJO

La nueva era del teletrabajo

01 de octubre de 2020. Muller Friedman Abogados Mercantil Concursal

¿Qué es el trabajo a distancia y dónde se regula?

Según el Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia, que entra en vigor el 13 de octubre. Entendemos por trabajo a distancia, aquel que tiene lugar en un mínimo del 30% de la jornada laboral durante un periodo de 3 meses o “el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo«.

Respecto a los menores de edad, con contrato en prácticas, formación y aprendizaje, la ley establece una limitación, imponiendo la obligatoriedad de un 50% de presencialidad en el trabajo.

Esta ley no se aplicará al personal laboral al servicio de las Administraciones Públicas.  Este se regirá por una normativa específica en la que trabajan Gobierno y agentes sociales, que se regula en el artículo 13 del Estatuto de los Trabajadores.

Aunque esta figura ya estaba contemplada en el Estatuto de los Trabajadores, debido a la pandemia del COVID19, ganó fuerza con el Estado de Alarma y el confinamiento.

Randstad ha elaborado un estudio, con los datos del INE relativos al segundo trimestre del 2020, del que se constata que 3.015.200 ocupados de nuestro país estuvieron teletrabajando de manera habitual. Es decir, más de la mitad de los días que trabajaron, lo hicieron desde sus casas.

Lo que se pretende obtener mediante la nueva Ley es ayudar «a las partes a trasladar el carácter tuitivo del derecho del trabajo a la nueva realidad», subraya el decreto. 

Las sanciones para aquellas empresas que no cumplan con la Ley del Teletrabajo, pueden ser de más de 6.000 euros, dependiendo de la infracción que cometan.

Es importante resaltar el papel destacado que cumple la negociación colectiva en el tema del teletrabajo.

El teletrabajo requiere acuerdo expreso entre empresario y trabajador

El teletrabajo, al no ser obiligatorio, sino voluntario, requiere un pacto expreso firmado por escrito entre empresario y trabajador para que en caso de que haya cambio de opinión, dé la posibilidad de revertir lo pactado.

Este acuerdo deberá contener toda la información sobre los horarios, los medios, la compensación de las facturas de suministro (luz, internet). En cualquier caso, «es la empresa quien debe sufragar o compensar el desarrollo del trabajo a distancia«.

La empresa deberá entregar una copia del pacto a los representantes de los trabajadores para que lo firmen en un plazo no superior a 10 días desde su firma y posteriormente se enviará a la oficina de empleo.

En el caso de que el trabajador se negare a teletrabajar, esto no puede ser una causa de despido objetivo, ni de una «modificación sustancial de las condiciones».

¿Cómo me van a controlar la jornada laboral?

Como hemos comentado anteriormente, en el caso del teletrabajo, la jornada laboral tiene que quedar reflejada y no queda más remedio que hacerlo mediante instrumentos informáticos o telemáticos.

Respecto a los derechos de los trabajadores que eligen trabajar desde casa porque la empresa les da esa oportunidad, hay que especificar que gozan de los mismos derechos que los de cualquier persona que tiene su puesto de trabajo en una empresa.

Pero la empresa no puede exigir la instalación de programas o aplicaciones en dispositivos propiedad del trabajador.

¿Quién paga los gastos derivados del teletrabajo?

Conforme el Real Decreto, la empresa deberá poner a disposición de la persona trabajadora de «los medios, equipos y herramientas necesarias para el desarrollo de la actividad« y, además, deberá garantizar «la atención precisa en el caso de dificultades técnicas». 

Dado este caso, el empleador debe realizar un inventario de los equipos y aparatos de su propiedad y que pone a disposición del trabajador, que adquiere el compromiso de cuidarlos de modo que no se deterioren.

Se establece en la nueva ley que, el teletrabajo «no podrá suponer la asunción por parte de la persona trabajadora de gastos relacionados con los equipos, herramientas y medios vinculados al desarrollo de su actividad laboral». 

¿Varía en algo mi sueldo si teletrabajo?

Existe la posibilidad que los pluses derivados del transporte, por ejemplo, se pierdan al volverse completamente innecesarios, pero no debería producirse cambios sustanciales.

Y aunque antes de la pandemia, con el teletrabajo daba la impresión de que íbamos a pasar más tiempo con la familia y amigos, no perder tiempo en transporte y trabajar de forma más relajada. Se ha constatado que la realidad es otra. El teletrabajó nos obligó a aprender forzadamente una nueva forma de organizar y optimizar nuestro tiempo laboral a la vez que en la casa se vive un caos doméstico por las tareas del hogar y los niños.

De lo que no hay duda es de que, el teletrabajo ha llegado para quedarse y hay que admitir que debido al ritmo acelerado al que lo están implementando las empresas, era necesaria una regulación legal.

Muller Friedman

PLAZA MANOLETE 2, PISO 12 A, MADRID (FRENTE AL ESTADIO SANTIAGO BERNABEU)

Teléfono: 911 78 10 75

Contacto