Legalidad de los despidos como consecuencia del Covid-19

La situación que estamos viviendo en la actualidad como consecuencia del Covid-19 además de haber dado origen a una incertidumbre laboral, también ha generado inseguridad en los trabajadores que se han visto desplazados de sus actuales puestos de trabajo. 

En el post de hoy os vamos a aclarar todas las dudas sobre los despidos en la era del Covid-19. Sigue leyendo…

¿Son nulos o improcedentes los despidos por Covid?

Con el objetivo de mitigar la destrucción de empleo, desde el inicio del estado de alarma el gobierno ha adoptado distintas medidas que regulan las suspensiones temporales de contrato, el Real Decreto-Ley 8/2020 del 17 de marzo fue el primero de ellos. Sin embargo, no se ha tomado ninguna medida para proteger a los trabajadores de los despidos individuales. Por tanto, al no haber una jurisprudencia al respecto, cada despido se ha tratado de forma individual. Por tanto, decidir si el despido es improcedente  o nulo queda sujeto al criterio del Tribunal de lo Social al que el caso llega.

¿Qué se considera un despido improcedente?

Un despido se considera improcedente cuando una empresa decide acabar con la relación laboral de un empleado si que haya una causa que lo justifique. Los motivos más comunes para considerar que un despido sea improcedente son: 

  • Cuando el despido se realiza por razones discriminatorias (motivos raciales, edad o sexo) o por vulnerar los derechos fundamentales, las condiciones de los representantes de los trabajadores o los derechos de la maternidad y de conciliación de la vida laboral con la familiar.
  • No cumplir con los requisitos legales recogidos en los artículos 51-55 de los Estatutos de los Trabajadores.
  • Cuando los motivos expuestos por la empresa no justifican el despido.

Si el despido se ejecuta bajo cualquiera de estas circunstancias, este será considerado despido nulo y la empresa tendrá que readmitir al empleado. En el caso de que la empresa se niegue a readmitirlo, deberá pagarle la correspondiente indemnización por despido.

¿Qué indemnización le corresponde al trabajador por despido improcedente?

Desde la pasada reforma del 12 de febrero del 2012, la indemnización por despido que corresponde al trabajador es el equivalente a 33 días de salario por año trabajado. Aunque debemos tener en cuenta que antes de dicha reforma, era de 45 días por año de trabajo.  Por tanto, si el contrato se produjo antes de la reforma y finaliza tras esta, tendrá derecho a la aplicación de ambos baremos

¿Cuáles son los tipos de despidos existen?

Puede haber diferentes motivos por los que una empresa decide rescindir un contrato laboral:

  • Despido colectivo: Este despido se da cuando afecta a un número determinado de trabajadores de la empresa. En este caso, se exige un ERE y para que este sea efectivo la empresa ha de cumplir con las formalidades legales y de aplicación recogidas en el Estatuto de los Trabajadores.
  • Despido disciplinario: Se da cuando el trabajador incumple sus obligaciones laborales en la empresa: faltas injustificadas al puesto de trabajo, escaso rendimiento laboral, agresiones físicas o verbales, acoso sexual…
  • Despido objetivo: Cuando la empresa decide extinguir un contrato laboral basándose en causas legales, este se considera despido objetivo. Dichas causas se encuentran recogidas en el Estatuto de los Trabajadores: motivos económicos, técnicos, organizativos o de producción, ineptitud o inadaptación del trabajador. Cualquiera que sea el motivo, este siempre tiene que estar justificado por la empresa.   

¿Qué hacer en caso de despido laboral?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que cualquier despido, sea del tipo que sea, debe ser comunicado por escrito al trabajador. Si un trabajador se ha visto afectado por despido debe seguir una serie de pautas:

  • Exigir la copia de la carta de despido antes de firmar.

     

  • Comprobar que las dos cartas (original y copia) son exactamente iguales y, sobre todo, que las fechas coinciden.
     
  • A la hora de firmar el documento, siempre conviene hacer constar “No conforme” antes de la rúbrica. De esta forma, las posibles reclamaciones se realizarán más fácilmente.

     

  • También es recomendable que la firma siempre esté acompañada de la fecha para tener la constancia del momento exacto de la comunicación escrita del despido. Este punto es importante porque existe un plazo de 20 días laborables para presentar alegaciones o solicitar (si procede) la prestación por desempleo.

     

  • Siempre que tenga cualquier tipo de duda, recomendamos buscar asesoramiento jurídico para saber cuáles son los pasos que ha de dar.  

Despidos provocados por la crisis del  Covid-19

Ya que hemos explicado todos los tipos de despidos por los que una empresa puede extinguir un contrato laboral, lo único que nos queda por aclarar es que el gobierno español, mediante el Real Decreto-Ley 30/2020 del 29 de septiembre, ha prorrogado la prohibición de despedir a un trabajador por motivos del Covid-19 hasta el 31 de enero del 2021.

Sin ir más lejos, el pasado domingo El País publicó una noticia que rezaba así “El TSJ de Madrid declara improcedentes los despidos por la covid-19”. De hecho, esta ha sido la primera sentencia de un alto tribunal autonómico que se pronuncia sobre la medida que prohibía las rescisiones de contrato provocadas por la pandemia. Puedes leer la noticia al completo aquí

Sin embargo, y a pesar de esta disposición, sabemos que en tiempos de crisis o inestabilidad financiera, es cuando más abusos laborales se dan y son muchas las personas que se están viendo involucradas en una situación laboral complicada y confusa.

La mayoría de los trabajadores no saben realmente cuáles son sus derechos. Por esto, contar con un buen asesoramiento legal es de gran importancia para conocer todos los derechos legales que te amparan como trabajador y así poder actuar en caso de que exista la improcedencia del despido.