Si estás pensando en empezar un negocio, necesitarás  el asesoramiento de un abogado mercantil. Ser emprendedor no es tarea fácil. De hecho, la burocracia frena en muchas ocasiones la iniciativa y hacer las cosas bien desde el primer momento nos puede ahorrar tiempo, dinero y muchos problemas.

¿Qué cuestiones puede resolver un abogado mercantil?

Lo primero que has de tener en cuenta es qué forma jurídica es la mejor para construir una empresa teniendo en cuenta el volumen y la actividad de tu negocio. Esta no es una decisión fácil, ya que existen más de diez posibilidades distintas. Cada una de ellas tiene un proceso diferente y, por tanto, implica responsabilidades distintas. Hay que determinar el número de socios y la forma en la que cada uno aporta capital o trabajo a la sociedad, así como el nivel de responsabilidad ante las deudas de cada una de las partes. 

¿Por qué necesitas un abogado de derecho mercantil en estos casos? En resumidas cuentas, porque será tu guía en el proceso. Además, muy posiblemente necesites asesoramiento para resolver dudas que tienen que ver con cuestiones como el Número de Indentificación Fiscal, el pago de los impuestos, la inscripción en el Registro Mercantil, etc.

Una vez constituida la empresa, también necesitas de un especialista en derecho mercantil, ¿por qué? Pues entre otras cosas, porque este te ayudará a saber qué normativa regula tu actividad económica y sus límites legales para no incurrir en acciones contrarias a derecho, tanto frente a la Administración, como frente a los cliente o proveedores. Además, si surgen conflictos, un abogado mercantil puede ayudarte en las negociaciones extrajudiciales para resolverlos, ya que pueden actuar como árbitros de consumo y mediación. 

Necesitarás un abogado mercantil a la hora de la financiación también

Otro de los campos relevantes en los que un empresario puede necesitar un abogado mercantil es el de la financiación. El abogado se asegurará de que sus clientes estén protegidos de forma legal contra los riesgos que pueda haber en cualquier acuerdo de financiación. 

Y aunque resulte paradójico, desde un primer momento hay que tener presente la posibilidad de tener la necesidad de disolver y liquidar la sociedad mercantil a la que estamos vinculados. Esto implica seguir unos cauces concretos y el cumplimiento de obligaciones adquiridas por parte de la compañía hacia sus proveedores y hacia la Administración. Este es otro de los motivos de porqué necesitas un abogado de derecho mercantil para tu empresa.

 

Estas son algunas de las razones por las que es necesario un abogado mercantil, pero las posibilidades de su campo de actuación son muy amplias e incluye aspectos como, la participación en el mercado bursátil, la inscripción en la Oficina Española de Marcas y Patentes de los símbolos que caractericen a tu negocio, la modificación de estatutos y muchas más acciones.

Dado que esta figura es muy importante, te recomendamos que elijas siempre a profesionales cualificados. Como los que tenemos en el despacho Muller Friedman, que te atenderán con rigor a todas las necesidades de tu empresa.