Al margen de ser una práctica que puede resultar demasiado invasiva, en el post de esta semana os vamos a explicar si a nivel legal se puede o no enviar publicidad por WhatsApp, tanto a contactos como a terceras personas.

WhatsApp se ha convertido en el sistema de comunicación más utilizado entre particulares, y su uso se ha extendido también al ámbito empresarial, a pesar de ser una práctica de marketing agresiva. 

Además del cumplimiento de los artículos 6 y 13 del RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y del artículo 21 de la LSSI (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico), con respecto a WhatsApp, su normativa ya establece unos límites legales:

  • Cuando aceptamos las condiciones de uso al descargar la aplicación, nos comprometemos a no usarla con fines comerciales o empresariales.

Por este motivo, WhatsApp no puede utilizarse para mandar publicidad, porque sin entrar a valorar si se cumple la normativa en materia de protección de datos o en materia de publicidad, se está produciendo un incumplimiento contractual.

¿WhatsApp realmente controla si no se cumple el contrato?

La respuesta es afirmativa, WhatsApp cuenta con un filtro avanzado que detecta cuando un usuario envía mensajes de forma masiva y procede a cancelar el servicio por incumplimiento contractual, más aún cuando el servicio de la aplicación de mensajería instantánea está a nombre de una sociedad.

El usuario al se le desactiva la cuenta recibe el siguiente mensaje: “Su número de teléfono ya no puede utilizar nuestro servici” (Your phone number is no longer allowed to use our service).

Y con respecto a WhatsApp Business, ¿Puedo usarlo para enviar publicidad?

WhatsApp creó la versión business para poder adaptarse a las necesidades de las empresas, proporcionando una API (Application Programming Interface), que permite implementar productos software para empresas. Asimismo, esta incluye un CRM para la gestión de clientes, permite el envío de mensajes masivos (hasta un total de 256 personas), etiquetar clientes, etc.

Pero, ¡Cuidado! Porque con esta aplicación también podéis tener problemas legales si no cumplís con ciertas premisas.

  1. En primer lugar, tenéis que contratar un dispositivo exclusivamente para WhatsApp Business, no podéis tener en el mismo dispositivo ambos WhatsApp.

  2. En segundo lugar, debéis obtener el consentimiento del usuario. Con la aplicación que mencionamos anteriormente (Application Programming Interface) se puede obtener el consentimiento de los usuarios antes de comenzar a interactuar con ellos por medio de WhatsApp.

El consentimiento es el gran requisito a la hora de utilizar WhastApp Business como canal de comunicación a nivel informativo o como envío de publicidad (así como medio para compartir datos personales o información confidencial, ya que el control de estos datos los tiene WhatsApp/ Facebook).

En efecto, hay que pedirle al cliente que nos añada en su lista de contactos, en caso contrario los mensajes masivos no les llegará.

Además, al destinatario hay que ofrecerle la posibilidad de oponerse al tratamiento de sus datos con fines comerciales mediante un procedimiento sencillo y gratuito, tanto en el momento de la recogida como en cualquiera de las comunicaciones.

Conclusiones sobre el envío de publicidad por WhatsApp

En definitiva, concluimos que WhatsApp no debe utilizarse como medio publicitario. En primer lugar, WhatsApp tiene filtros para detectarte, y además puedes recibir denuncias. Desde el año 2005 se han aplicado sanciones a través de la Agencia de Protección de Datos.

Como alternativa, existe la opción de WhatsApp Business, pero debes seguir las reglas establecidas y tienes que poder demostrar siempre cómo obtuviste el consentimiento y que facilitabas la oposición al tratamiento de esos datos.