fbpx

El concurso de acreedores exprés se convierte en solución para pymes en época del Covid-19

23 de Julio 2020. Muller Friedman Abogados Mercantil Concursal

  • Si una empresa es insolvente y no puede pagar sus deudas, está obligada a presentarse ante el concurso de acreedores.

La situación de insolvencia que podría estallar la crisis del coronavirus está afectando directamente a las pequeñas y medianas empresas. No obstante, existen mecanismos legales capaces de hacerle frente a la situación. Uno de ellos es el concurso de acreedores exprés, que representa una solución para pymes tras el Covid-19.

Si una empresa es insolvente y no puede pagar sus deudas, está obligada a presentarse ante el concurso de acreedores. En caso contrario, además de incurrir en responsabilidad, quedaría expuesta a que cualquier acreedor pueda instar a un concurso necesario a su empresa.

La situación de insolvencia que está generando la crisis del Covid-19 en la pequeña y mediana empresa requiere de respuestas legales eficaces.

Así funciona el concurso de acreedores exprés

El concurso de acreedores exprés es aquel que se declara y concluye en el mismo acto por insuficiencia de bienes de una empresa. Aquí no se nombra a un Administrador Concursal, sino que la empresa se extingue de manera inmediata y genera los mismos efectos que un concurso de acreedores ordinario.

Pero para que sea aplicable, se deben cumplir las condiciones previstas en la Ley Concursal, no solo que no haya suficiente activo realizable, sino que también se analicen las posibles responsabilidades concursales de la empresa en cuestión. También debemos destacar que es el Juez de lo Mercantil quien decide si se puede activar este procedimiento excepcional o no.

¿Quién se beneficia?

Se benefician aquellas empresas que están en situación de insolvencia y carecen de patrimonio. Por este motivo, se trata de una gran ayuda para pequeñas y medianas empresas tras la crisis del coronavirus. El objetivo principal de un procedimiento concursal es que los acreedores cobren, así que no resulta viable cuando hay carencia de bienes.

Además, la Ley Concursal establece que no pueden detectarse irregularidades que deriven en una acción de reintegración o impugnación. Es decir, la buena fe del empresario es imprescindible. También es importante acreditar que el administrador de la compañía fue diligente y que la situación de insolvencia se generó por una causa que se escapa de sus manos.

¿Qué efectos tiene este concurso para un empresario?

  • Evita incurrir en responsabilidad por el estado de insolvencia, cumpliendo con la obligación legal de declarar en el concurso de acreedores.
  • Se evita un procedimiento judicial largo y tortuoso.
  • Descongestionamiento del sistema judicial.
  • Facilita el reciclaje de empresarios, no estigmatizándoles para el futuro.

Como sucede en los concursos ordinarios, en un concurso de acreedores exprés se paralizan las ejecuciones, los apremios administrativos o tributarios y se impide la posibilidad de iniciar uno nuevo. Además, los devengos de intereses quedan suspendidos, excepto los correspondientes a créditos con garantía real y a los créditos salariales reconocidos.

Si tienes más dudas sobre el concurso de acreedores exprés y cómo beneficiarte, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.