fbpx

Posible vía ante el caos contractual en las empresas por el Covid19

07 de Julio 2020. Muller Friedman Abogados Mercantil Concursal

  • La desescalada está permitiendo retomar su actividad a muchas empresas. Sin embargo, el camino hacia la nueva normalidad no está siendo fácil, teniendo en cuenta el deterioro de la economía y las nuevas condiciones que se imponen en esta nueva situación ocasionada por el Covid19.

Para muchas empresas resulta imposible, dado lo sufrido y las circunstancias actuales por el Covid19, cumplir los contratos tal y como están redactados. En este contexto, la renegociación y el acuerdo se presentan como figuras clave para superar las dificultades, pero no siempre las partes están dispuestas a ceder.

Antes de llegar a un punto de no retorno las empresas y particulares cuentan con un último recurso de emergencia: invocar la conocida como rebus sic stantibus, un mecanismo legal que permite solicitar a los tribunales la modificación de un contrato alegando que ha habido un cambio excepcional de circunstancias; como puede ser, por ejemplo, una bajada repentina e imprevisible de ingresos, que hace muy difícil o imposible su cumplimiento de manera temporal.

Sin embargo, invocar la flexibilización judicial no es una opción recomendable en estos momentos por dos razones: porque su aplicación ha sido más bien excepcional en los últimos años y porque suele venir acompañada de grandes exigencias probatorias.

Reforma legislativa.

Convencido de crear un marco normativo estable, Javier Orduña, ahora exmagistrado del Tribunal Supremo, ha remitido al Ministerio de Justicia una propuesta de reforma legal en colaboración con Jesús Sánchez, secretario de la Junta de Gobierno del Colegio de la Abogacía de Barcelona (ICAB). El objetivo es que la rebus sea reconocida como un principio general del derecho, se establezca el deber de negociación de las partes y, en el caso de que no lleguen a un acuerdo, se den plenos poderes a los jueces para fijar las nuevas condiciones contractuales.

La presidente del Consejo General de la Abogacía Español (CGAE), Victoria Ortega, apoya la iniciativa. Ortega entiende que la norma podría servir para equiparar a España con el resto de países de su entorno, como Francia, Alemania o Italia, que ya contemplan este mecanismo como vía para encauzar los contratos cuyo cumplimiento se ha vuelto imposible.

Inseguridad jurídica.

Una reforma urgente del Código Civil alumbraría una vía de entendimientos para muchas empresas que ahora mismo discuten entre ellas sobre cómo resolver sus conflictos contractuales. Pero no todos los juristas están de acuerdo con el cambio de paradigma. Algunos advierten de que este reconocimiento legal podría provocar una situación de inseguridad jurídica y, en consecuencia, encarecer las primas y los intereses asociados a ciertos contratos, como el de préstamo o el de seguro.

Si eres una empresa y te encuentras en esta situación, desde Muller Friedman podemos ayudarte.