fbpx

LA AUSENCIA DE UN PROGRAMA DE “COMPLIANCE” EMPRESARIAL FACILITÓ LA COMISIÓN DE LOS DELITOS DE ESTAFA Y FALSEDAD TRIBUNAL SUPREMO, SALA DE LO PENAL, SENTENCIA 9 ABRIL 2019

TRIBUNAL SUPREMO, SALA DE LO PENAL, SENTENCIA 9 ABRIL 2019

Esta ausencia de control interno hacia las personas que tienen conferidos poderes de dirección o de actividades relevantes en una empresa revela el riesgo de que, bajo el abuso de las relaciones personales, se lleven a cabo actos de firmas en blanco.

Sucesión de los hechos 

La acusada, encargada de la contabilidad durante unos 20 años en una empresa de carpintería, aprovechó que gozaba de la máxima confianza de los socios para obtener dinero en su propio beneficio para ocultar sus múltiples retiradas de efectivo de la cuenta de la empresa, a través de una operativa ideada por ella en la que alteraba los listados de movimientos que presentaba a los socios y que previamente había corregido, haciendo recortes de otros listados de movimientos, pegando encima de los reintegros en efectivo, cargo de cheques y otro tipo de operaciones.

Los hechos son constitutivos de un delito continuado de falsedad en documento mercantil en concurso medial con un delito continuado de estafa agravada, por abuso de firma, por la cuantía de lo defraudado y por abuso de confianza.

Se dan todos los elementos del tipo de falsedad documental porque se modificaban después de firmados los documentos para introducir en ellos y a posteriori de la firma por los socios, las cantidades que luego eran retiradas en efectivo; también se alteraban los extractos bancarios remitidos por el Banco mediante la elaboración de un documento en el que se modificaban los conceptos por otros no existentes, logrando así un documento inveraz que aparentaba un estado de la cuenta bancaria que no se correspondía con la realidad; e incluso se alteraban cheques de la empresa ya firmados, introduciendo cantidades no autorizadas.

Con esta operativa se alteraba la verdad en algunos de los elementos esenciales de las órdenes de pago y se ofrecía a los socios un estado de las cuentas que no se correspondía con la realidad, con la única finalidad de lograr un enriquecimiento para la acusada que de otro modo no podría haber conseguido.

Operación falsaria

La operación falsaria es notoria y evidente para conseguir el fin del desplazamiento patrimonial con engaño de la sociedad y a sus socios.

Confirma también el Supremo la comisión del delito de estafa con la agravante de abuso de confianza porque la confianza previa que había adquirido la acusada por sí misma integra la agravación más allá del “engaño bastante” propio de la estafa.

Al hilo del engaño bastante, estima la Sala que en el caso no puede hablarse de una “autopuesta en peligro” por parte de la empresa por la confianza depositada en la acusada porque ello ya integra la agravación por abuso de las relaciones personales que provocó que los socios no sospecharan al creer en su honestidad.

Destaca el Supremo que es precisamente la ausencia de un compliance ad intra en el sector empresarial lo que provoca la existencia de estos delitos de apropiación indebida, estafa, administración desleal y falsedades.

Esta ausencia de control interno hacia las personas que tienen conferidos poderes de dirección o materialización de actividades relevantes en una empresa revela el riesgo de que, bajo el abrigo del abuso de las relaciones personales existentes, se lleven a cabo actos de firmas en blanco, como aquí ha ocurrido.

De haber tenido la empresa el debido control interno hubiera sido elevado el grado de imposibilidad de ejecución de este tipo de ilícitos penales pero la falta del compliance ad intra no enerva la concurrencia de los elementos del tipo de estafa.

Además, puntualiza la sentencia que no puede reprochar la acusada a la empresa la falta de detección del desfase porque precisamente ello vino motivado en la relación de confianza que se mantuvo hasta que una auditoría detectó las irregularidades que fueron inmediatamente denunciadas.

Muller Friedman

C/ EDGAR NEVILLE 6, 28020, MADRID

Teléfono: 911 78 10 75

Contacto